De acuerdo con algunos historiadores, el término etimológico de “fundación” surge en la época griega con la organización de las “fundaciones funerarias” que, en algunas ocasiones también servían con fines asistenciales, educativos y culturales. Así mismo, durante el imperio romano también se destacaron las fundaciones religiosas con tradición canónica que luchaban en contra de la pobreza.

En esencia, una fundación es una institución privada y sin ánimo de lucro, que presta un servicio a la sociedad considerado de interés público, haciendo frente a determinadas necesidades y con el fin de dar respuesta oportuna a problemáticas sociales que surgen dentro de la comunidad.

Debido a las actuales coyunturas del mundo, se ha visto un auge de estas organizaciones sin fines de lucro a nivel nacional como internacional; permitiéndoles ser más influyentes, cercanas y eficientes de lo que podría ser el mismo sector público. Esto se debe a que, por ser una diversidad de organizaciones sociales, sus enfoques son flexibles y por ende están facultados para trabajar con una pluralidad de personas.

La Fundación Salud Morena, así como otras entidades de interés social, trabajamos por mejorar la calidad de vida de las personas más necesitadas del país; en especial, la de mujeres y hombres cabeza de hogar; niños y niñas en condición de vulnerabilidad; afrocolombianos e indígenas. Es así que, por medio de actividades enfocadas en la educación, la salud y el bienestar social, nos esforzamos para que día a día sean más las personas beneficiadas con nuestros proyectos.

Carolina López Barrera.
Fundación Salud Morena.